SOLEIO CUERVO, EL CEREBRO DEL 'LIKE'

Cuervo pudo ir a una buena secundaria y a la Universidad de Duke gracias a un programa de ayuda para niños con talento. Andrew Lamberson para The Wall Street Journal
Cuervo pudo ir a una buena secundaria y a la Universidad de Duke gracias a un programa de ayuda para niños con talento.. Foto: Andrew Lamberson para The Wall Street Journal

So
leio Cuervo no está resentido porque Facebook haya ampliado su menú de emociones más allá del botón "Like" o "Me gusta". Ahora hay emoticones para decirle a los amigos que está triste, enojado, riéndose, sorprendido, o que algo realmente le encanta, no sólo le gusta.
A Cuervo, que empezó a trabajar para el gigante de redes sociales en 2005 como su empleado número 30 y uno de sus primeros diseñadores, se le atribuye la creación del ahora omnipresente ícono.
Mientras conversábamos sentados en las oficinas de Facebooken Nueva York, Cuervo negó sentirse marginado. "De ningún modo. Si hay una cosa acerca de Facebook", agregó, "es que nunca hemos sido sentimentales respecto al pasado".
"Si no evoluciona", dijo, citando la filosofía de la empresa, "las fuerzas externas lo van a hacer evolucionar"
Cuervo dejó Facebook en 2011, para convertirse en jefe de diseño de Dropbox, la compañía de almacenamiento de datos en la nube. Actualmente es un inversionista y asesor de empresas de alta tecnología que están en su fase inicial.
Es también un graduado de Seeds, una organización educativa sin fines de lucro con sede en Newark, Nueva Jersey, que ayuda a estudiantes de familias de bajos ingresos a acceder a escuelas y universidades privadas de alto nivel.
En 1995, Cuervo se graduó de uno de los primeros programas de Seeds. La semana pasada, voló desde Los Altos, California, donde reside, para hablar sobre el cultivo de la diversidad en el sector tecnológico en un evento organizado por ex alumnos del programa.
Aunque tiene apenas 34 años de edad, en sus ocasionales visitas a la sede neoyorquina de Facebook, Cuervo es tratado como una suerte de "viejo sabio" de la compañía, a pesar de que ya no trabaja en ella.
Y aunque Facebook no emite una tarjeta de identidad vitalicia enchapada en oro, "no tengo demasiados problemas para entrar al edificio", declaró modestamente.
No pude resistir la tentación de preguntarle qué pensaba de La red social, la película de 2010 ganadora de varios Oscar (al mejor guion adaptado, a la mejor banda sonora y a la mejor edición) que cuenta los orígenes de Facebook y su fundador, Mark Zuckerberg.
"Cuando [la película] describe la fiesta del primer millón de usuarios, la oficina que muestra se parece a esta", dijo, señalando el enorme espacio que se expandía más allá de los cristales en la sala de conferencias donde nos encontramos. (Estaba llena de programadores adecuadamente vestidos con onda retro, aperitivos gratis y un cartel que citaba a Yoda: "Hazlo o no lo hagas. No existe el 'traté"). La fiesta real, cuenta, "fue sólo un montón de tipos sentados alrededor de una mesa". Dice que le resultó incómodo ver cómo otro se adueñaba de "nuestra historia".
También discrepó con la representación de Zuckerberg en el film. "Al comienzo, Facebook atrajo personalidades altamente competitivas", recordó Cuervo. "Mucho de eso fue la cultura que Zuck creó alrededor de su motivación para ganar. Pero nunca hubo una cosa hostil".
Cuervo, un estadounidense hijo de inmigrantes de Bogotá, Colombia, dice que debe su propio éxito a un bully de quinto grado en Piscataway, Nueva Jersey, donde creció. "Me dijo: 'Amigo, sacas solo A [la nota más alta]. Deberías saltarte un grado".
Eso plantó en la mente de Cuervo la idea que lo llevó a Seeds, al internado St. Andrews en Delaware y de allí a la Universidad de Duke. "Fue como Hogwarts antes de que hubiera Hogwarts", dice Cuervo de St. Andrews, en referencia a la escuela de magos de Harry Potter. "Hasta ese momento no había sido expuesto a [otros] niños muy motivados de familias con logros".
En St. Andrews, dijo, ya no era el mejor estudiante "sólo por el hecho de ir a clase".
Sin embargo, su talento para el diseño fue rápidamente reconocido por un maestro que, impresionado con el boletín que Cuervo había producido para la liga de fútbol de salón del internado, lo reclutó para trabajar durante el verano en la oficina de comunicaciones de St. Andrews.
Cuando fue a Duke en 1999 se hizo rápidamente un nombre diseñando sitios web para las bandas de rock y profesores de la universidad. Ahí tuvo otra epifanía, al darse cuenta que detrás del torpe programa de publicaciones que estaba usando había una cosa llamada código.
"¿Por qué diablos estaba perdiendo el tiempo?", recordó. A partir de ese momento, "sólo quería escribir código. Fue como descubrir que dentro de un auto hay un motor. Todo ese trabajo, en última instancia, me llevó a San Francisco y lanzó mi carrera como desarrollador".Personalmente, uso el "Me gusta" de Facebook con moderación. Para mí es una forma abreviada, incluso un sustituto, de la comunicación, de la cosa real. Una rebaja de la cultura. Cuervo no tomó mis críticas en forma personal, sino que con una cortesía respaldada por datos expresó su desacuerdo. "Había mucha preocupación por la canibalización del compromiso", dice recordando el momento en que el botón de "Me gusta" se encontraba en la fase de prueba. "El temor era que la gente dejara de escribir comentarios para hacer clic en un botón".
En cambio, lo que sucedió fue la irrupción del universo de compartir desde videos de gatos hasta publicaciones sobre candidatos presidenciales. Ese es el universo en que vivimos hoy en día."En realidad, [el Me gusta] actuó como un lubricante social", dijo Cuervo. "Debido a que habíamos reducido radicalmente el costo del compromiso, aumentamos su probabilidad".


Fuente: lanacion.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario