A LOS MUSEOS SE VUELVE POR EL PATIO O EL JARDÍN:
REFORMAS, OBRAS Y PREPARATIVOS PARA EL REGRESO DEL ARTE

 

     Un ciclo de "conversaciones en el jardín" y recorridos guiados entre aromas y sonidos serán las primeras        actividades que inviten a visitar de nuevo al Museo Yrurtia. Fuente: La Nación - Crédito: Rodrigo Néspolo.


María Paula Zacharías

Los museos están cerrados, pero no muertos. A la espera de un protocolo que los autorice a recibir visitantes, y mientras navegan la virtualidad en todas sus formas, se planean reformas importantes en los que no tienen espacios al aire libre, expansiones a plazas linderas, visitas guiadas por jardines e intervenciones en calles y veredas. Es la nueva normalidad que pronto llegará. La primera vuelta a los museos será por los espacios que hasta ahora no eran tan museables: los extramuros.

Paseo de esculturas


El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) entra en una paradoja: es el más grande, el mayor, pero solo tiene una terraza de difícil acceso, pese a estar rodeado de verde. Entonces, el plan es integrar el patio de atrás, ese corredor entre el MNBA y la sede de su Asociación de Amigos que hoy funciona como estacionamiento informal. "Estamos trabajando en diálogo entre el Ministerio de Cultura de la Nación y el Ministerio de Espacio Público de la Ciudad para recuperar el sector al aire libre que hay entre el museo y el Pabellón, y generar ahí un espacio verde y de uso cultural, tal como se proyectó en 1960. La idea es fortalecer el corredor cultural en ese sector de la ciudad. Estamos avanzando en eso", confirma a La Nación Andrés Duprat, director del Bellas Artes. La idea es transformarlo en un paseo de esculturas, donde se puedan mostrar tanto las obras ya emplazadas en la plaza circundante como otras aptas para el espacio público que duermen en las bodegas del museo.


En el Rosedal de Palermo, el Museo Sívori está rodeado de verde y posibilidades para integrar arte y aire libre cuando el protocolo sanitario habilite la reapertura Fuente:La NaciónCrédito: Hugo Serra


Otro caso de refacciones inminentes es el de la Manzana de las Luces. "Si bien las obras de infraestructura en el edificio van a ser largas (es "el" icono de la ruina), tenemos un primer planteo de generar un nuevo acceso amplio, anulando lo que hoy es un estacionamiento bastante inútil y generando una amplia plaza seca en la calle Perú donde podrán tener lugar múltiples actividades", cuenta Valeria González, Secretaria de Patrimonio Cultural. Ya comenzaron a desmalezar el playón. Hay una primera fecha tentativa de estreno para celebrar el 8 de noviembre, Día Nacional de los Afroargentinos, se concertará el coloquio Los Estudios afroargentinos hoy y el concierto AfroSonidos, con la Orquesta típica de la Manzana de las Luces, Egle Martin, la Agrupación Xangó, Luanda, Fidel Nadal y Louis Yupanqui. "Si no está avanzado el plan de la plaza seca, tendrá lugar en el Patio de la Procuraduría", cuenta. Se transmitirán vía streaming, si las condiciones sanitarias aún no lo permitieran. "No tenemos autonomía en ese sentido: dependemos de definiciones de sanidad pública", explica.

En la Manzana de las Luces ya trabajan para acondicionar un estacionamiento en desuso y transformarlo en una plaza seca con programación cultural Fuente: La Nación - Crédito: Rodrigo Néspolo


A falta de espacio verde, buenas son las explanadas. Malba ya tiene en sus talleres la próxima obra que instalará ahí, en el acceso, donde ya han pasado piezas monumentales de Alicia PenalbaLeandro ErlichJeff Koons. La próxima a inaugurarse es la escultura Leverage (Apalancamiento) del artista mexicano Pedro Reyes, que ya está en los talleres del museo, construida y lista para su emplazamiento. Se trata de un subibaja que, por un desequilibrio de fuerzas, lleva nueve personas de un lado y una del otro: una metáfora de las relaciones sociales y, también, de geopolítica. La fecha de inauguración es a confirmar, como todo, pero los planes siguen. Desde el museo cuentan que piensan en un despliegue hacia la plaza lindera, con acciones como proyecciones y performances.

   Render de "Leverage", la obra-subibaja que se instalará en la explanada del MalbaCrédito: Malba


Otro museo sin espacio verde es el Moderno. Pero la curadora Carla Barbero lleva ya dos meses trabajando con artistas que tomarán la calle y la vereda. El artista Elian Chali, un muralista urbano a gran escala, va a hacer su obra más grande en el asfalto de toda la cuadra de San Juan al 300. Verónica Meloni hará una performance que evoca la silenciosa tarea de trabajadores de la higiene urbana, una obra que viene desarrollando hace unos años y que tuvo gran protagonismo en Ciudad de México el año pasado. "En este contexto, en el que 'el afuera' se ha convertido en un lugar que nos expone a la fragilidad, que el arte y lxs artistas nos convoquen a salir es parte del movimiento vital. Es volver al espacio público desde acciones poéticas y también afectivas porque el arte es parte fundamental de la construcción de comunidad", analiza Barbero.


       Palaciegos y premiados, los jardines del Museo Nacional de Arte Decorativo son una obra de arte en sí           misma Fuente: La Naxción - Crédito: Rodrigo Néspolo


Desde la Dirección Nacional de Museos y Patrimonio hacen planes de actividad cultural en espacios abiertos a futuro. "Creo que la cuestión del cuerpo se volvió un tema muy relevante y crítico en esta etapa de aislamiento global. Pienso la cultura como el campo que nos permite que una crisis no sea sólo pérdida y desastre sino una oportunidad. Estamos en medio de una mutación proxémica y programas como estos piensan cómo reponer la sensibilidad dentro de cimbronazo. También es hora de empezar a evaluar los públicos más cualitativamente que cuantitativamente", explica González.


                 Patios y galerías del Museo Histórico Sarmiento

Será tiempo, entonces, de revalorizar a los pequeños y no siempre transitados casa-museo. El Yrurtia, que conserva el legado del escultor Rogelio Yrurtia y de la pintora Lía Correa Morales, en el barrio de Belgrano, tiene un jardín que es "obra". Entonces, su reapertura tendrá que ver con ese jardín presente y pasado, a través del olfato y el oído. Conversaciones en el jardín será una visita sensorial orientada a adultos mayores, que propone compararlo con lo que fue en la década del 20. Se podrá escuchar el sonido del arroyo corriendo por la actual calle Blanco Encalada, el sonido del agua en la alberca y el canto de los pájaros, sentir el aroma del té que acostumbraban tomar por las tardes en la glorieta, el perfume de los azares, sentir la suavidad de las hojas, lo rugoso de los troncos y bancos. También habrá un taller de herbario para niños y proyecciones de cine. "Apelamos a una experiencia de cine al aire libre con sesiones cortas que permitan revincularnos gradualmente con este tipo de arte de consumo colectivo", dice la directora, Andrea Elías.

Otra joya de pequeña escala es el 
Museo Casa Ricardo Rojas, donde ya se está trabajando junto a la Unión de Trabajadores de la Tierra en una huerta agroecológica en el patio trasero (o "jardín de los naranjos"). La invitación será para narrar sueños en papeles "plantables" y luego ver el crecimiento y transformación de ese sueño en una planta.

  La casa museo Ricardo Rojas



Primavera para el "patrimonio natural"

Para otros museos será tiempo de sacar a relucir su patrimonio natural. El Museo Nacional de Arte Decorativo, por ejemplo, tiene a su alrededor jardines palaciegos. "Nuestros espacios al aire libre serán fundamentales. Música, teatro, performances, instalaciones, mapping y un diálogo sinérgico y movilizador entre patrimonio y contemporaneidad para que la vereda, la calle y el espacio público vuelvan a generar motivos de encuentros, de cruces y vínculos comunitarios", propone su director, Martín Marcos.

Los jardines del Museo de Arte Español Enrique Larreta, un oasis en el corazón de Belgrano Crédito: Hugo Serra/Museos de la Ciudad


En CABA están los muy verdes museos de Arte Español Enrique Larreta, Artes Plásticas Eduardo Sívori, Histórico Cornelio Saavedra, Humor, Isaac Fernández Blanco y Arte Popular José Hernández. "Estamos trabajando para volver a los museos con una nueva mirada, actividades en el espacio público, involucrando el entorno y la participación de los vecinos. Los jardines van a ser protagonistas en esta nueva etapa", dice Martina Magaldi, gerente de MuseosBA.

           La Ciudad de Buenos Aires cuenta con varios museos con mucho verde; entre ellos el Histórico                       Saavedra Crédito: HSphoto


Proa ya prepara sus espacios: la explanada, la terraza y el enorme jardín de Proa 21. Volverá el taller Nómade para chicos en la explanada, las proyecciones en el jardín, mientras se piensa en teatro, performances y proyecciones, como la que se hizo en diciembre pasado: en la puerta de la fundación, la coreógrafa Ana Garat bailó alrededor de la obra Whirligig (Molinete), del artista Dan Graham. Bailar, recorrer jardines, compartir fuera de la virtualidad y experimentar el arte cuerpo a cuerpo, deseos próximos a cumplirse, pandemia mediante.

GRANDES TESOROS QUE SE PIERDEN

  

   La Casa sobre el arroyo, de Amancio Williams.


Hugo Beccacece


Los argentinos hemos perdido en este annus horribilis dos tesoros que podrían haber sido nuestros. Desde la década de 1940, hay en la Argentina una creciente falta de interés por la cultura, acompañada por una decadencia persistente en el alcance y la calidad de la educación, con un intervalo de renacimiento universitario entre 1955 y 1966 y dos momentos de aceleración en la caída: de 1966 a 1983 y de 1989 hasta hoy. A pesar de la falta de recursos, la calidad universitaria y de investigación es digna, pero está limitada. El principal motivo de la caída educativa fue el magro presupuesto y el auge en los gobiernos de dirigencias violentas, ineptas y tan corruptas como demagógicas. El deterioro y la desidia no han impedido la existencia de pequeñas élites intelectuales y profesionales de nivel internacional, que aprovecharon los restos de la tradición sarmientina y la Reforma Universitaria de 1918, pero buscan emigrar.

Empiezo por el primer tesoro: el archivo del arquitecto argentino Amancio Williams (1913-1989), cuyas obras y proyectos se encuentran entre los más interesantes del siglo XX. En febrero de este año, los hijos de Amancio y Delfina Gálvez Bunge, encabezados por el menor de ellos, Claudio, donaron el Archivo Amancio Wiliams al Canadian Center for Architecture (CCA), con sede en Montreal.

La donación está integrada por 7000 planos, 7500 negativos y diapositivas, fotografías impresas, seis maquetas, una gran cantidad de láminas realizadas por el arquitecto y 5000 cartas. Entre los corresponsables de Williams están Le Corbusier, Walter Gropius, Ferdinand Léger, Pier Luigi Nervi, Oscar Niemeyer, Fernando Belaunde Terry, Ignacio Pirovano y Roberto Burle Marx.

En el conjunto, hay fotografías tomadas por grandes artistas: Horacio Coppola, Grete Stern y Ricardo Aranovich; películas sobre Williams filmadas por cineastas como Manuel Antín; además de una producción de la Universidad de Belgrano con Antonio Carrizo como entrevistador; y noticieros de
 Sucesos Argentinos. La Casa sobre el Arroyo, de Mar del Plata, considerada una de las mejores casas del siglo XX, es quizá la obra con más documentación del Archivo.

Cuando los hijos de Amancio Williams hicieron la donación señalaron la importancia que tuvo la colaboración de la madre, la arquitecta Delfina Gálvez Bunge, en los trabajos de Amancio. Ella lo ayudaba sobre todo en los interiores y los jardines. Durante muchos años, los descendientes de Williams trataron, como el padre hubiera querido, que ese material quedara en la Argentina. Llamaron a todas las puertas, pero sin resultados satisfactorios. Dice Claudio Williams: "No existe en la Argentina ninguna institución equiparable al CCA en infraestructura, presupuesto y profesionalismo. Desprendernos de todo esto que tan bien hemos conocido y cuidado tiene un costo afectivo muy grande".

Casi con las mismas palabras, hace pocos días, en una entrevista realizada por Pablo Gianera para este diario, el escritor Alberto Manguel, exdirector de la Biblioteca Nacional, comentaba porqué no había donado su ya famosa biblioteca de 40.000 volúmenes al Estado argentino. La acaba de donar a la ciudad de Lisboa. Las razones eran falta de infraestructura, de presupuesto para contratar a los muy buenos profesionales argentinos, para asignarle a la biblioteca un espacio adecuado y para mantenerla en actividad. Lisboa le ofreció condiciones casi inmejorables: la biblioteca tendrá como sede el palacio del marqués de Pombo y será un centro para el estudio de la historia de la lectura, que dirigirá el escritor.

Por motivos semejantes, se perdió en 1995 la extraordinaria colección de arte del argentino Georges Bemberg, que hoy forma parte de la Fondation Bemberg, de Toulouse. Esas obras se pueden admirar en el Hôtel d' Assezas, una de las construcciones renacentistas más hermosas de aquella ciudad. Es curioso cómo la Argentina recibió y recibe millones de inmigrantes, pero termina por expulsar a sus descendientes.



Fuente: lanacion.com


ARQUEÓLOGOS DESENTERRARON RUINAS DE BETSAIDA,
LA CIUDAD BÍBLICA DONDE JESÚS MULTIPLICÓ LOS PANES Y LOS PECES


Según el Nuevo Testamento, ese lugar fue escenario de varios milagros y también el punto de partida del peregrinar del Nazareno que allí reclutó a los pescadores Pedro y Andrés.

Excavaciones en el sitio Et-Tell, donde habría estado ubicada la ciudad bíblica de Betsaida
Excavaciones en el sitio Et-Tell, donde habría estado ubicada la ciudad bíblica de Betsaida

El arqueólogo de la Universidad de Nebraska, profesor Rami Arav, asegura que, luego de más de 30 años de investigación en el área en busca de esa ciudad bíblica, ha podido determinar su ubicación en el sitio arqueológico de Et-Tell, a orillas del río Jordán.

En sus excavaciones, el equipo de arqueólogos pudo desenterrar fortificaciones monumentales, almacenes de alimentos y la puerta de la ciudad; vestigios todos que datan de la Edad de Hierro.

En opinión de Rami Arav, esas ruinas pertenecen a la capital del reino de Geshur, más tarde Betsaida. El lugar ya aparece mencionado en el Libro de Josué -Antiguo Testamento- como una de las ciudades que rodean el Mar de Galilea (o Lago de Tiberíades), con el nombre de Zer o Tzed, que sería la denominación original de la antigua ciudad y que significa cacería y también pesca en hebreo, y de la cual derivó luego el nombre Betsaida, ciudad de pescadores.

Ahora bien, la hipótesis de Arav no tiene aceptación unánime. Existen otras teorías sobre la ubicación de Betsaida, como la de los profesores Steven Notley del Nyack College de Nueva York y Mordechai Aviam del Kinneret College (Israel), que sostienen que los restos de Betsaida se encuentran en otro sitio arqueológico, situado sobre la misma ribera del Jordán que Et-Tell, y cuyo nombre es El-Araj.

Allí también, siempre según el relato de la Biblia, Jesús curó a un ciego y caminó sobre las aguas. Pero tal vez el milagro más popular es el de la multiplicación de los panes y los peces, episodio relatado en el Evangelio de Lucas.

Y concluye Lucas: “Comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que les sobró, doce cestas de pedazos”. (Lucas 9:10-17, Biblia Reina-Valera, 1960).

Rami Arav replica que en El-Araj no existen vestigios de construcciones de la Edad de Hierro, y que es un asentamiento posterior, que atribuye a los romanos.

Para el Nuevo Testamento, es decir la sección de la Biblia que relata el ministerio de Jesús, Betsaida fue escenario de varios momentos clave de ese peregrinar. Jesús, nacido en Belén y criado en Nazaret, al llegar a la edad adulta se encuentra con su primo Juan El Bautista, que lo bautiza y lo reconoce como el Mesías que anunciaban los profetas. Jesús inicia entonces un periplo que justamente comienza en Betsaida donde recluta a sus dos primeros discípulos, Pedro y su hermano Andrés, ambos pescadores. “Seguidme y os haré pescadores de hombres”, les dice, y ellos dejan las redes y las barcas y ya no habrá marcha atrás. También Felipe, otro discípulo, era originario de Betsaida. “Felipe era de Betsaida, el pueblo de Andrés y de Pedro”, dice el Evangelio de Juan.

En su peregrinación, Jesús era seguido por muchas personas, cautivadas por su mensaje. Aquel día, dice Lucas, Jesús se había retirado con los discípulos “a un lugar desierto de la ciudad llamada Betsaida”. Pero, “cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados”. Cuando empezó a anochecer, los discípulos, inquietos, le dijeron a Jesús: “Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos de alrededor, y se alojen y encuentren alimentos; porque aquí estamos en lugar desierto”. Pero Jesús replicó: “Dadles vosotros de comer”, a lo que los discípulos respondieron: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados”.

Había cerca de cinco mil personas aquel día en Betsaida. “Hacedlos sentar en grupos, de cincuenta en cincuenta”, ordenó Jesús, y “tomando los cinco panes y los dos pescados, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y los partió, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante de la gente”.

Y concluye Lucas: “Comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que les sobró, doce cestas de pedazos”. (Lucas 9:10-17, Biblia Reina-Valera, 1960).

En Betsaida, dice la Biblia, Jesús alimentó a miles con cinco panes y dos pescados
En Betsaida, dice la Biblia, Jesús alimentó a miles con cinco panes y dos pescados

Hasta ahí, el relato bíblico. Volviendo a la arqueología, en el otro sitio, El-Araj, se encontró una moneda de plata, un denario, de tiempos del emperador Nerón, año 65 ó 66 d.C. También una casa de baños de la época romana con un pavimento de mosaico.

El equipo arqueológico del Proyecto de Excavaciones de El-Araj, dirigido por los ya mencionados Mordechai Aviam y Steven Notley, afirma que esa es la verdadera ubicación de Betsaida. La tesis de que la ciudad bíblica estaba ubicada en realidad en El-Araj y no en Et-Tell tiene un respaldo en el libro del historiador judío Flavio Josefo (siglo I d.C.), que afirma que el hijo de Herodes el Grande transformó Betsaida, una aldea de pescadores; en una ciudad romana a la que bautizó Julias, en honor a Julia, la hija de Julio César.

En realidad son tres los asentamientos junto al mar de Galilea que han sido relacionados históricamente con la antigua Betsaida: Et-Tell, El-Araj y El-Mesydiah. En torno a ellos hay disputas arqueológicas. A comienzos de agosto, un comunicado del Proyecto de Excavaciones de El-Araj aseguró que, según excavaciones recientes en el lugar ubicado en la orilla norte del mar de Galilea, “a partir de ahora (ese) debería ser considerado el sitio principal para albergar la ciudad perdida de los apóstoles de Jesús”.

Por eso las declaraciones del profesor Rami Arav pueden ser leídas como una réplica a esa teoría y el indicio de que el debate no ha finalizado, y que otros arqueólogos seguirán defendiendo a Et-Tell como la verdadera Betsaida, tal como se lo pensó en los últimos 30 años, porque allí se encontraron vestigios del período helenístico (siglo II a.C.) y del período romano (siglos I y II d.C.).

La región es siempre atractiva para los arqueólogos y con frecuencia los hallazgos son confrontados con los relatos bíblicos, muy conocidos, y que ya son parte del imaginario colectivo. Atribuirse descubrimientos que puedan corroborarlos es sin dudas una aspiración de muchos investigadores en la zona.

Una emoción singular se vivió por ejemplo cuando, en el año 2009, y de modo casual, fue descubierta Magdala, la ciudad de donde provenía María Magdalena, tal vez el personaje bíblico femenino más relevante después de la madre de Jesús. El lugar había quedado sepultado por un movimiento telúrico hacia fines del siglo I de la era cristiana. Esa misma circunstancia hizo que Magdala quedara preservada tal como era en los tiempos de Jesús; al menos a nivel de los cimientos de las construcciones.


Fuente: infobae.com